Las ciencias de la complejidad han surgido en los últimos veinticinco o treinta años como herramienta para entender procesos cuyo estudio no puede reducirse al de sus componentes. Su desarrollo ha dado lugar a la constitución de grupos de trabajo en los grandes centros de investigación del mundo que aplican la teoría de los sistemas complejos a la búsqueda de soluciones en muy distintos campos del conocimiento. En particular, sus avances en relación con el estudio de lo biológico y lo social –donde es posible reconocer propiedades que emergen en merced a la acción colectiva de muchas componentes relativamente indiferenciadas, modelarlas matemáticamente o simularlas computacionalmente– ha propiciado el interés de los estudiosos que hallan, en este nuevo instrumental para el pensamiento, recursos de investigación novedosos y sugestivos.

Así, las ciencias de la complejidad son un espacio para el trabajo interdisciplinario; un lugar de encuentro donde se tiene la posibilidad de conjuntar el interés de estudiosos de la vida, lo social y lo humano, en sus distintos niveles de organización, con técnicos y científicos cuyo lenguaje y método de investigación fundamental es la matemática; en este espacio, el diálogo y la colaboración de los dos grupos es fundamental: el segundo grupo aporta su capacidad para comprender y aplicar el análisis matemático de los sistemas dinámicos no lineales, soporte de la teoría de los sistemas complejos; el primero, juzga la pertinencia de las propuestas teóricas sobre la base de su conocimiento del campo en que se quiere aplicarlas y realimenta la búsqueda conjunta.

Por el vigor con que se desarrollan las ciencias de la complejidad en el mundo, por las posibilidades que ofrecen para buscar soluciones a los ingentes problemas de la Ciudad de México y del país, es preciso impulsar la formación de investigadores y de profesionistas capaces de incorporar sus conceptos, métodos y resultados en sus campos de trabajo. Esta necesidad se manifiesta en la demanda de ingreso a la Maestría en Dinámica no Lineal y Sistemas Complejos de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México: además de los solicitantes con formación en física, matemáticas, ciencias de la computación y carreras afines –cuyas solicitudes han constituido grosso modo el 50 % de las que se presentan– se registra, un número creciente de solicitudes de ingreso de aspirantes que tienen licenciaturas en las áreas económico y administrativas, biológicas y de la salud o sociales y humanísticas. 

 

 

Noticias Recientes